Hoja de Ruta

Este documento es resultado del trabajo realizado por FICEM y el ICH en conjunto con las empresas productoras de cemento chilenas que, en base a antecedentes sólidos, reconocidos y confiables, han elaborado una estrategia para acompañar a la Industria del Cemento en su transición hacia una economía baja en carbono, posicionando al cemento como el material líder en construcción para la necesaria adaptación a los efectos del cambio climático en Chile.

Introducción

La Federación Interamericana del Cemento (FICEM), en conjunto con el Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile (ICH), han desarrollado la Hoja de Ruta Chile-FICEM: “Hacia una economía baja en carbono” para la producción de cemento en Chile. Para lo anterior, se ha contado con el apoyo de las empresas: Cemento Bio Bío, Melón y Cemento Polpaico. En esta Hoja de Ruta se incorporan los esfuerzos ya realizados por Cement Sustainability Initiative (CSI por sus siglas en inglés) a nivel global, y las necesidades locales de mitigación y adaptación al cambio climático. La estrategia seguida corresponde al trabajo en conjunto entre FICEM, el ICH, y las empresas cementeras que forman parte de este proyecto, que desde ya casi una década, ha tenido como uno de sus principales ejes la “Sostenibilidad de la Industria”, donde se ha logrado imponer un sello de colaboración y trabajo en equipo, comprendiendo que el beneficio ambiental es un valor para toda nuestra sociedad y, además, con la convicción que el uso del cemento en los nuevos tiempos es una de las soluciones más eficientes para la mitigación y adaptación requerida al cambio climático.

Los principales ejes de reducción de CO2 revisados en la Hoja de Ruta de Chile son el Factor Clínker, el Coprocesamiento y la Eficiencia Energética (térmica y eléctrica), en línea con los ejes mundiales en esta materia, sin dejar de lado, las nuevas tecnologías emergentes e innovadoras que, si bien requieren mayor investigación, pueden ser claves para el cumplimiento de las metas, en el tramo comprendido del año 2030 al año 2050, como son la captura de CO2 para almacenamiento o uso. Esto último estimula un proceso continuo de fomento a la investigación y desarrollo tanto nacional como internacional en conjunto con FICEM.

Nuestra Ruta

Una industria eficiente

Chile cuenta con una industria cementera altamente eficiente desde la perspectiva ambiental, tanto a nivel de emisiones de la industria nivel global como en la incidencia del factor clínker, aspecto sumamente relevante en resultado de emisiones de CO2 del sector.

A pesar de lo anterior, en el ámbito del coprocesamiento queda un espacio importante para seguir desarrollándose, donde Chile presenta resultados positivos, pero con niveles para seguir profundizando los esfuerzos.

Comparativo de Emisión cemento Chile versus GNR

Comparativo Factor Clínker HR Chile versus GNR

Comparativo Coprocesamiento HR Chile versus GNR

En lo específico la industria se ha comprometido a:

  • Desarrollar y mantener un sistema y una base de datos de monitoreo, reporte y verificación del sector del cemento (MRV) compatible con el estándar IPCC-2006
  • Participar, en conjunto con las partes interesadas, en los procesos de discusión e implementación de políticas para la adopción de acciones de mitigación de CO2 en la industria cementera.
  • Impulsar, en conjunto con las partes interesadas, la colaboración nacional e internacional para el despliegue de las mejores tecnologías y conocimientos técnicos existentes, y para compartir estas experiencias y conocimientos.
  • Realizar, a nivel de plantas de cemento, las evaluaciones de las tecnologías bajas en carbono, como el desarrollo de planes de acción para aumentar la velocidad y escala de su implementación.
  • Apoyar el desarrollo de una política de residuos que reconozca y recompense los beneficios del coprocesamiento y su estrecha integración con otras industrias.
  • Fomentar la economía circular a través del coprocesamiento, sustituyendo recursos no renovables por residuos y, además, evitando el uso de vertederos.
  • Concretamente se compromete a alcanzar un 30% de coprocesamiento al año 2030, teniendo como referencia el 12% alcanzado el año 2014 de acuerdo al informe de PwC.
  • Potenciar la sustitución parcial del clínker por adiciones como la puzolana, escorias de alto horno, cenizas volantes, entre otros, para disminuir la emisión de CO2 por toneladas de cemento.
  • Fomentar el establecimiento de regulaciones y estándares que permitan un mayor uso de adiciones en el cemento, por ejemplo, mediante la desclasificación de las cenizas volantes como residuos.
  • Apoyar y promover la investigación en el uso de materias primas alternativas, a fin de garantizar el avance en el desarrollo de uso de cementos con una menor huella de carbono.
  • En especial toma el compromiso de reducir su intensidad de emisión de CO2 directo para alcanzar los 520 kg CO2/ton cem el año 2030, tomando como referencia los 581 kg CO2/ton cem indicados en el informe de PwC, para mantener su liderazgo a nivel mundial en bajas emisiones de CO2.
  • Por último, la industria del cemento de Chile reafirma su compromiso con el desarrollo y promoción de soluciones energéticamente eficientes y ambientalmente sustentables para la edificación, pavimentos, obras civiles y, en general, para todas las aplicaciones en las cuales el cemento y el hormigón son los materiales fundamentales.